Un fin de semana en Lisboa

0

Portugal es una de las mejores opciones europeas para visitar, ya que cuenta con numerosos atributos naturales, playas y ciudades históricas, al mismo tiempo que su pequeño tamaño permite sacarle mucho provecho en poco tiempo. Es el caso de Lisboa, su capital, la cual es un buen punto de partida en un viaje por el país o bien una buena opción si se cuenta sólo con un par de días.

Un paseo de fin de semana por Lisboa dejará al viajero con sensaciones encontradas. Por un lado sentirá ganas de regresar para continuar explorando sus bondades, empaparse de su cultura y degustar su gastronomía exquisita. Por el otro, la tranquilidad y satisfacción de haber conocido tantos sitios especiales en poco tiempo. Para esto, seguir un itinerario es una buena opción, siempre acompañado de una necesaria cuota de improvisación.

Día de llegada

Suponiendo que se llega por la tarde, tras establecerse en el Eurostars Das Letras 5* o en el Eurostars Lisboa Parque 4* se puede concretar un pequeño primer encuentro con la capital, perdiéndose por las zonas de La Baixa, Barrio Alto y Chiado.

Visitar la Plaza del Comercio, subir al mirador del Arco del Triunfo y dejarse llevar por la Rua Augusta son buenas opciones para comenzar a sentir La Baixa, sin olvidarse de probar los tradicionales pasteles de nata en algún comercio local. A poca distancia se extiende la Avenida da Liberdade y otras tres plazas están próximas una de la otra: Plaza del Marqués de Pombal, Plaza del Rosario y Plaza de Figueira.

Luego se continúa en búsqueda de las mejores vistas de Lisboa desde el mirador de Santa Justa, al cual se accede en elevador, para adentrarse en el barrio del Chiado, donde conocer las ruinas del Convento de Carmo y el mirador de Santa Catalina. La Rua de Misericordia nos llevará al corazón del Barrio Alto, sitio ideal para cenar, tomar algo y disfrutar de la noche.

Primer día

Por la mañana se recomienda visitar la popular zona de Belem para impresionarse con el monumental Monasterio de los Jerónimos y sus jardines, la Torre de Belem y el Monumento a los Descubrimientos, el cual posee un mirador que brinda una panorámica de Lisboa y del Puente 25 de Abril.

Por la tarde nos dirigiremos al pintoresco barrio de Alfama, conocido por sus emblemáticos edificios con llamativas fachadas, como es el caso de la Casa dos Bicos, que alberga la Fundación José Saramago. Continuamos visitando la catedral Sé, el Castillo de San Jorge con sus espectaculares vistas, el mirador de Santa Lucía, el Panteón Nacional y la Iglesia de San Vicente de Fora; un recorrido agotador pero que vale la pena, más aún si se culmina observando el atardecer desde las alturas.

Segundo día

Una interesante opción antes de finalizar nuestro viaje es subir al teleférico para apreciar el puente Vasco da Gama, el más largo de Europa. También vivir una experiencia diferente en el futurista barrio de Parque de las Naciones, que además de sus peculiares edificios, cuenta con la bóveda Gare de Oriente, obra de Santiago Calatrava, y con un inmenso Oceanario. Al ser una visita de fin de semana el tiempo apremia, pero se debe considerar para otra oportunidad, o para pocos días descartando otros lugares, un recorrido por el cercano pueblo de Sintra y sus maravillosos palacios, suspendidos entre montañas.

Lisboa merece la pena, es una ciudad que recibe con los brazos abiertos a turistas de todas partes del mundo, brindándoles una experiencia diferente en un país que muchos pasan por alto. Aquí se siente la esencia portuguesa, la de sus tradiciones, en un entorno tan bello como peculiar.

lisboa (1)lisboa (1)
Y para disfrutar al máximo del fin de semana, te recomendamos alojarte en uno de nuestros dos hoteles de la ciudad: el Eurostars Das Letras 5* o en el Eurostars Lisboa Parque 4*

 Texto y fotos por Diego Hernán Fina

Share.

Comments are closed.